• Spanish - Formal Neutro
  • English
Inicio arrow Críticas/Prensa arrow De la materia a la elevación espiritual a partir de la iconografía - Joan Lluís Montané
De la materia a la elevación espiritual a partir de la iconografía - Joan Lluís Montané PDF Imprimir E-Mail
Daniel Claver Herrera, valenciano, nacido en Sueca 1958, combina pintura matérica y signal con su faceta de cantautor, campo en el que ha evolucionado del intimista ‘Amor de Vacaciones’ a la producción de canciones comprometidas y trascendentes como ‘Pare meu’.

En su creación pictórica actual contrasta su investigación constante en diferentes materiales buscando la densidad, el peso específico del color y la sensibilidad del tacto, empleando látex, goma arábiga, ceniza de madera, pigmentos naturales, arenas, polvo de mármol, tierras naturales y polvo de madera. Indaga en la materia, considerándola esencia en sí misma, dado que es la base de lo visible.


De ahí su interés en experimentar en distintos materiales muy diferentes entre sí, unos naturales, otros producto de la transformación del proceso industrial y también los artificiales generados por el ser humano, dentro de una dinámica plural. Origen natural, transformado y producido directamente, como la vida que es natural, inducida y generada en laboratorio. La materia es esencia y como tal se transforma según el estadio en el que se encuentre implicada.

Experimenta para contrastar las diferentes calidades y orígenes de la materia insertada en un planteamiento diverso, en un contexto en el que incorpora cruces, equis, aspas, estructuración geométrica, cromatismos con predominio de marrones, blancos y negros.

Exhibe con claridad la austeridad del abstracto, dentro un posicionamiento icónico, en el que los signos presentan el mundo de los sentidos y de los sentimientos, además de ser, por sí mismos, claves y llaves que abren puertas a conocimientos profundos. No los emplea como signos icónicos primitivos, sino que son contemporáneos, comprometidos, generados por una mente en actividad plena, que se cuestiona el lenguaje pictórico para hallar nuevos caminos.

Existe una gran cantidad de formas abstractas que delimitan la composición, mientras otras intervienen en la dinámica del contraste de la misma. La geometría es la base para que la materia se pronuncie, empleando signos que son experimentaciones de sensaciones.

No es un artista visceral sino, más bien, apasionado y romántico, que elabora una obra a partir de postulados intelectuales, pero, también sensibles, procedentes del mundo de los sentimientos. De ahí que, en una misma producción, se generen conjunciones dinámicas de abstracción, que significan sensibilidad espiritual, ansias de conexión con otras dinámicas que van más allá de lo concreto; con signos que son emblemas de otras realidades, que pueden tener diferentes significados, de tipo exotérico, espiritual, social y político.

La materia representa la formulación de la existencia de la energía en su grado máximo. Es energía porque está sujeta a transformaciones, tanto con relación a su masa y peso como a su densidad y volumen. De esta manera, cuando incide en ella, introduciéndole nuevos materiales, generando cambios cromáticos y formales, está aplicando principios energéticos. La transformación es energía, porque la materia cambia.

Trabaja el relieve, buscando el contraste de texturas, dentro de densidades específicas en las que lo más destacado es el efecto cromático y formal que genera, exhibiendo la expresividad de los rasgos, la fuerza de los pigmentos, en línea con la dialéctica de la efervescencia.

Su aportación a la pintura pasa por ser un creador que potencia el espacialismo abstracto signal, de ahí su obra pictórica de grandes formatos, en la que se halla todo, desde el gesto a la materia, el signo al color, la composición a la dinámica de texturas.

Joan Lluís Montané

De la Asociación Internacional de Críticos de Arte

 

 
< Anterior   Siguiente >